CULTIVO DE TOMATES y PIRÁMIDES


Construimos y fabricamos pirámides desde 2001

Efecto piramidal como alternativa en el cultivo del tomate.

Autores: MSc. Edgar Acosta Acosta.
Ing. Gerardo Rama Sobrecueva
Lic. Leydis Hernández Salido

Universidad de Las Tunas, Cuba.

Resumen.
La investigación se desarrolló en los meses de noviembre 2009-marzo 2010, en la finca del productor Manuel Ramos Díaz del Municipio Manatí, en la provincia Las Tunas, Cuba. En esta se evaluó la interacción del efecto piramidal sobre tres cultivares o líneas, Mariela, 2 y 3 en un diseño bifactorial. Para el procesamiento de los datos se utilizó el Software Infostad 2002 versión 1.0. El suelo utilizado fue pardo mullido con carbonato. Las pirámides se elaboraron de madera de júcaro negro de 4 m metros de base e igual largo de arista. Las evaluaciones se realizaron cada 10 días, determinando la altura de la planta, diámetro de tallo, cantidad de frutos por planta, altura de fruto, diámetro de fruto y el rendimiento. Se observó respuesta al efecto piramidal en los tres cultivares y las evaluaciones realizadas, excepto en la altura de la línea 3. El cultivar Mariela mostró la mejor respuesta en la altura y el diámetro del tallo al efecto piramidal de los cultivares o líneas evaluados. La línea 3 presentó los mejores resultados en el número de frutos por planta, diámetro de estos y el rendimiento. En la Línea 2 se observó la mejor respuesta en la cantidad de frutos por plantas, en la altura de los frutos y en el rendimiento. Palabras claves: tomate, cultivares, efecto piramidal.


Sumary.

The study was conducted in the months of November 2009-March 2010, in farm producer Manuel Ramos Diaz Manatí Municipality in the province of Las Tunas, Cuba. This interaction was evaluated pyramidal effect on three cultivars or lines, Mariela, 2 and 3 in a two-factor design. For data processing we used the Software Infostad 2002 version 1.0. The soil used was a soft brown carbonate. The pyramids were built of jucaro black wood six feet long equal base and edge. The evaluations were done every 10 days, determined the plant height, stem diameter, number of fruits per plant, fruit height, fruit diameter and yield. Effect response was observed in the three cultivars pyramidal or and assessments made, except at the height of line 3. Mariela cultivar showed a better response in height and diameter of the stalk to the pyramid effect of cultivars or lines tested. Line 3 gave the best results in the number of fruits per plant, diameter of these and performance. In line 2 the best response was observed in the number of fruits per plant, at the height of the fruits and performance.
Key words: Tomato, cultivars, pyramid effect.


El tomate (Solanum lycopersicum, L.) es uno de los cultivos hortícolas más importantes del mundo, siendo el segundo en importancia dentro del género, debido a su papel fundamental en los hábitos alimenticios de una amplia parte de la población mundial. La papa y el tomate sobresalen dentro de los cultivos al ocupar el 46 porciento de la producción seguidos de la col, melón de agua y la cebolla.

El cultivo del tomate se limita a la estación seca de invierno, debido a los bajos rendimientos y la baja calidad de los frutos en las siembras fuera de ese período, efecto que se agrava si estas elevaciones de temperaturas coinciden con períodos lluviosos, incrementándose la incidencia de enfermedades y plagas, fundamentalmente, cuando la explotación del cultivo se realiza a cielo abierto (Sato y Peet, 2005).

Fundamentalmente esto ocurre en la región oriental del país, donde la incidencia de las altas temperaturas, enfermedades y otros factores adversos saciados al cambio climático han, determinado la disminución de los rendimientos y baja calidad de las cosechas (Solís, 2006). Por tal motivo en la presente investigación se propuso evaluar la influencia del efecto piramidal en sobre tres cultivares o líneas del cultivo de tomate.

MÉTODOS:
La investigación se desarrolló en la etapa comprendida en los meses de noviembre 2009-marzo 2010 en la finca del productor Manuel Ramos Díaz, Manatí, Las Tunas.
Se realizó la preparación de suelo utilizando el método de laboreo mínimo. Las dimensiones de las pirámides fueron de 4 metros de base por 3.804 m de arista, elaborada de madera de júcaro negro (Busida burseras, Combretaceae). Se utilizo una pirámide para cada cultivar ó línea, con un marco de plantación de1,4 m x 0,4 m. cada una con 32 plantas en su interior, igual número para los testigos, los cuales no estuvieron sometidos al efecto de esa forma en ninguna fase de su ciclo vegetativo.

La investigación se realizó en un Suelo Pardo Mullido con Carbonato. En ella se evaluó la influencia del efecto piramidal en el desarrollo vegetativo de un cultivar de tomate y dos lineas, sometiendo las semillas, las posturas y luego las plantas hasta la cosecha a semejante tratamiento. Se trabajó con 6 tratamientos y un diseño completamente aleatorizado bifactorial, el área experimental fue de 67.2 m2, en la misma se ubicaron tres pirámides orientadas de norte a sur. El riego se realizo según normas técnicas para el cultivo. La frecuencia de riego fue cada cuatro días y cantidad de 12 litros, para todos los cultivos.

Se utilizaron semillas certificadas por el Instituto Nacional de Ciencia Agrícola. Se realizaron todas las atenciones culturales convenientes a este cultivo de forma manual.Se realizaron mediciones del desarrollo de las plantas cada diez días, monitoreando las plagas una vez por semana y se utilizó además el manejo integrado, con la utilización de trampas de colores, con lámina de grasa. La fertilización se realizó con materia orgánica utilizando el método de a voleo.

A continuación se muestra las propiedades químicas del suelo existente en la finca, específicamente en el área experimental. Clasificado como pardo mullido con carbonato. Estas características principales del suelo fueron tomadas de la empresa agropecuaria del municipio.

Los valores de las principales variables climáticas del período octubre-febrero se tomaron en la Estación Provincial de Meteorología de la provincia de Las Tunas.

Cosecha: Esta se realizó a partir de los 16 días del mes de febrero de forma manual y en varias ocasiones, según lo requirió el cultivo. Para su evaluación se tuvo en cuenta el rendimiento obtenido en las 15 plantas por tratamientos, posteriormente se transformaron estos datos en gramos para el peso de los frutos en el área cultivada y luego se cálculo el rendimiento de t.ha-1.

Indicadores evaluados para el rendimiento:
De cada tratamiento se tomaron 15 plantas a las cuales se le determinó:
- Altura de la planta(cm).
-Diámetro de los tallos(mm).
-Cantidad de frutos por plantas.
-Altura de fruto(mm).
-Diámetro del fruto(mm).
-Rendimiento de de t.ha-1.
Para medir los indicadores del rendimiento se utilizaron los siguientes instrumentos de medición: cinta métrica, Pie de Rey y una balanza digital PS-5. Para el procesamiento de los datos se utilizo el Software Infostad 2002 versión 1.0.


RESULTADOS.

En la tabla 4, se aprecia al evaluar el efecto de la pirámide sobre la altura de la variedad y las dos líneas, se comprobó que supera en todos los casos, donde no se aplicó dicho efecto, con diferencias significativas entre sí.


La variedad Mariela alcanzó las mayores alturas donde se evaluó el efecto y donde no se probó, seguida de la línea 3 y la 2. Esta última fue la de peor altura en ambos casos evaluados. La altura lograda en el cultivar Mariela fue similar a la lograda en otra región edafoclimáticas de la provincia Holguín; por Mastrapa et al., 2000; y un suelo similar al utilizado en el lo que demuestra que bajo dicho efecto el cultivo alcanzó un potencial productivo similar.

Laurentiu, et al., 2006 evaluaron el efecto piramidal y el riego de agua tratada bajo la forma piramidal en el propio cultivo, pero utilizando el cultivar Roma, observando en un ensayo que bajo dichos efectos combinados los resultados fueron superiores en la altura de la planta, al duplicarla en las evaluaciones realizadas respecto al control.


En la tabla 5, se aprecia que al aplicar el efecto piramidal sobre la cantidad de frutos por planta de la variedad y las dos líneas seleccionados, donde se aplicó dicho efecto, superó en todos los casos analizados, a donde no se aplico tal efecto, con diferencias significativas entre sí.

La cantidad de frutos por planta en la línea 3, fue similar a los alcanzados en otra región edafoclimáticas del país, donde se evaluaron otros cultivares y líneas de tomate en la provincia Holguín por Moya et al., (2009), pero utilizando el mismo suelo que Mastrapa (2000). Esto demuestra que con el efecto piramidal se logra desarrollar las potencialidades productivas del cultivo.

Laurentiu, et al., (2006) evaluaron el efecto piramidal y el riego de agua tratada bajo la forma piramidal en el propio cultivo, pero utilizando el cultivar Roma, donde observaron, en un ensayo que el efecto piramidal combinado con la aplicación del agua tratada bajo dicho efecto fue similar a los logrados en este experimento, al lograr más de 30 frutos por planta.


En la tabla 6, se evidencia que al aplicar el efecto piramidal sobre la altura de los frutos de la variedad y las dos líneas seleccionados, donde se aplicó dicho efecto, superó en todos los casos analizados, a donde no se aplicó tal efecto, con diferencias significativas entre sí. La línea 3 alcanzó las mayores alturas de los frutos donde se evaluó el efecto y donde no se probó, seguida de la línea 2 y del cultivar Mariela. En esta última, se observó que el número de frutos por planta fue el peor en los dos casos tratados.

En la tabla 7, se aprecia que al aplicar el efecto piramidal sobre el diámetro de los frutos en los cultivares o líneas seleccionados, donde se aplicó dicho efecto, superó en todos los casos analizados a donde no se aplicó tal efecto, con diferencias significativas entre si.


La línea 3 alcanzo las mayores alturas de los frutos, donde se evaluó el efecto y donde no se probó, seguida de la línea 2 y de la variedad Mariela. En esta última, se observo que el número de frutos por planta fue el peor en los dos casos tratados.

En la tabla 8, evidencia que al aplicar el efecto piramidal sobre el peso de los frutos en la variedad y las dos líneas seleccionados, donde se aplicó dicho efecto, superó en todos los casos analizados a donde no se realizó tal efecto, con diferencias significativas entre sí.

La línea 2 alcanzó los mayores pesos de los frutos donde se evaluó el efecto y donde no se probó, seguida de la línea 3 y del cultivar Mariela. Donde no se aplicó dicho efecto, los mejores resultados se logran con la línea 2 seguida de la 3 y del cultivar Mariela. En esta última, se observo que el peso de frutos por planta fue el de peor respuesta en los dos casos analizados.
Pese a esto, los frutos por planta en el cultivar Mariela fueron superiores a los alcanzados en otra región edafoclimáticas; por Mastrapa, et al., 2000.


En la tabla 9 se aprecia al evaluar el efecto piramidal y la variedad, en el peso de los frutos que los mejores tratamientos resultan los cultivares 2 y 3, sin diferencias entre sí, ni con el cultivar Mariela. Cuando no se aplicó dicho efecto, los mejores resultados se logran en la línea 2, sin diferencias con el cultivar Mariela, seguido de la línea 3.
Los resultados obtenidos cuando se aplica energía piramidal superan, a los obtenidos cuando no se aplica el efecto. La línea 3 supera en el peso de los frutos al cultivar Mariela en un 40 %.

Al llevar los rendimientos que se obtuvieron en esta experiencia a una hectárea con efecto piramidal en el cultivar Mariela estos fueron equivalentes a 39.1 t/ha-1 en la línea 3 a 44.4 t.ha-1 y en la línea 2 fueron de 47.3 t.ha-1; en todos estos fueron superiores al promedio obtenidos en el cultivo en el municipio Manatí (MINAGRIC, 2009) y en la provincia Las Tunas en el (2009) según el MINAGRIC; demostrando la influencia positiva del efecto piramidal como alternativa para incrementar los rendimientos agrícolas en el cultivo.

Al analizar en conjunto todos los resultados obtenidos, se aprecia que donde se aplicó efecto piramidal, los resultados obtenidos en todas las variables experimentales fueron mejores, donde no se aplica dicho efecto. El cultivar Mariela muestra los mejores resultados al efecto piramidal en la altura y diámetro del tallo. Y la línea 3 en el número de frutos por planta y diámetro de estos, la línea 2 en la cantidad de frutos por planta y en la altura de los frutos.

Resultados similares fueron obtenidos por Silva, (2010); quien menciona que dicho efecto mejora hasta en un 25 % el rendimiento cualitativo de las semillas y hasta en un 100 % del cuantitativo. Sobre esto Gill (2008) informa que en Rusia fueron tratadas semillas de diferentes plantas en el interior de una pirámide, las que después fueron sembradas en campo, observando un crecimiento mayor de lo habitual de entre un 30% y un 100% en relación a las semillas normales. Por su parte Flánagan (2010) plantea en las plantas de alfalfa en un ensayo del crecimiento bajo la pirámide, lo hace dos a tres más rápido que las plantas control.

Una posible explicación de esto puede ser que plantea Narimanov (2001); de que el pH del agua contenida en una pirámide cambia por su efecto respecto a la normal. En ella se produce un triple aumento en la velocidad de descomposición del peróxido de hidrógeno, la que fue observada en solución acuosa. También se constató que las masas de los objetos biológicos (semillas) o sólidos inorgánicos (cuarzo) cambian en el espacio intrapiramidal, estos aspectos pueden por lo tanto influir en la respuesta fisiológica en el cultivo del tomate, lo que puede provocar el aumento de las variables evaluadas en el experimento.

CONCLUSIONES:
1. La línea 2 resultó ser la que presentó la mejor respuesta al efecto piramidal con un rendimiento de 47,3 t.ha-1

2. Se justifica la aplicación de la energía piramidal en el cultivo del tomate, ya que sus resultados fueron superiores al testigo en cuanto al rendimiento.


Referencias Bibliográficas.


" Estación de Meteorológica de la Provincia de Las Tunas. 2010.
" FAO(2008). Estadísticas productivas del cultivo de tomate. Recuperado 5 de marzo de 2010 de, http://faostat.fao.org/default.aspx?alias=faostat&lang=es/
" Flanagan, Patrick (2010). Pyramid Research. Recuperado 5 de marzo del 2010 de, http://www.bibliotecapleyades.net/esp_piramide.htm#inicio..
" Gil, Manuel (2008). Algunas anotaciones sobre la energía o efecto piramidal. Recuperarado 20 de enero del 2010 de, http://www.todoterapias.com/sitio.php?id=41
" Infostad. 2002 versión 1.0.
" Laurentiu, N.; Chilon, P.; Savescu, P.(2006) Influence of "pyramid effect" regarding some morphological and production elements of tomatoes (Lycopersicon esculentum Mill). Revista Journal of Central European Agriculture. 7 (1) 21-23.
" Mastrapa, O; Martínez, R; Solís A.; Martínez L.(2000) Ensayo con nuevas variedades de tomate (Lycopersicon esculentum (L.) Mill plantadas en la época óptima en la Provincia de Holguín. Revista Cultivos tropicales. 21 (1) 61-62.
" MINAGRIC. Estadísticas productivas de cosechas hortícola de la provincia Las Tunas. 2009
" Moya, C.; Álvarez, Marta; Florido, Marilyn; Dueñas, C.F.; Arzuaga, J. Hernández, Ama, liana; Santiesteban, L. y Fonseca, E. (2009) Evaluación y selección participativa de nuevas líneas y variedades de tomate (Solanum lycopersicum L.) en la región oriental de Cuba. Cultivos Tropicales 30 (2)10-15
" Narimanov, A. (2001) Pyramid effect. Revista Biofizika.Sep-Oct; 46(5) 1-7.
" Sato, S. y Peet, M. (2005). Effects of moderately elevated temperature stress on the timing of pollen release and its germination in tomato (Solanum lycopersicum Mill.). revista Jornal of Horticultural Science y Biotecnología. 80(1) 23-28.
" Silva, Gabriel (2010). Energía piramidal. Recuperado 18 de febrero de 2010, de http://www.piramicasa.com.